El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Polémica Muerte de Simón Bolívar Natalicio 229 años

“Aún hoy no existe una prueba incontrastable de que Simón Bolívar haya muerto de tuberculosis. Por el contrario, existen suficientes motivos para que un investigador serio piense que el Padre de la Patria fue asesinado”, considera el escritor zuliano William Briceño, presidente de la Fundación Simón Bolívar, con su obra teatral El asesinato de Bolívar en la mano.

Sentado en su oficina, el autor abre de nuevo un amplio debate histórico con detalles sobre la conspiración para matar al Libertador y comparte a continuación las conclusiones de sus investigaciones:

“En 1963, la Sociedad de Historia de la Medicina y la Academia Nacional de la Historia realizaron una mesa redonda sobre la enfermedad que causó la muerte de El Libertador, concluyendo que Simón Bolívar había contraído, durante su juventud o tal vez durante su infancia, una ‘primo infección tuberculosa”.

Según este informe, la fortaleza de Bolívar y su vigorosa naturaleza retardaron los efectos de la enfermedad hasta 1829, cuando el cúmulo de sus problemas, la presión espiritual a la que estuvo sometido y el agotamiento de su intensa y agitada vida, disminuyeron su inmunidad celular y, por consiguiente, el bacilo de esta patología encontró campo propicio para actuar libremente.

No obstante, apenas dos años después, una comisión de la universidad de la Sorbona de París realiza una investigación, analizando los mismos elementos, y concluye que la causa inmediata de la muerte de Bolívar fueron los tratamientos vejigatorios a que fue sometido en Santa Marta, durante sus días finales en la hacienda San Pedro Alejandrino, provocándole un desorden urinario con micciones involuntarias, y luego dolorosas y por último ensangrentadas hasta dejar la vejiga seca y pegada a la pelvis.

Ahora bien, el médico tratante de Bolívar, durante sus últimos días de vida fue el doctor Alejandro Próspero Révérend. ¿Quién es el doctor Réverénd? No existe ningún registro donde conste que, en alguna universidad francesa o de cualquier otra parte del mundo, se haya graduado de médico alguien bajo el nombre de Alejandro Próspero Réverénd.

Como enuncia la historiografía, si bien en Bolívar se venía asomando un claro síntoma de tuberculosis, no fue sino hasta el 1 de diciembre de 1830 cuando Réverénd diagnostica un cuadro completo, y, en apenas 16 días se derrumba un coloso, un hombre que había recorrido el continente montado en su caballo Palomo blanco, y muere, devastado, físicamente en ruina. Este deterioro no se ha explicado suficientemente porque, en contradicción, las estadísticas del siglo XVIII demuestran que un enfermo de esta naturaleza, cuando se presentaba una evolución rápida, moría a los seis meses.

Además, se debe analizar otro hecho: una embarcación que transportó a El Libertador a Santa Marta era seguida por una tripulación norteamericana donde viajaba un médico de apellido Night (noche, en inglés).

¿Quién era ese misterioso médico? “Este doctor Night ponía en las manos de Réverénd los medicamentos para que éste a su vez los suministrara al célebre paciente; eran medicamentos vomitivos, revulsivos, como él mismo los llamaba en sus historias médicas al describir la situación del enfermo. Luego, Night desaparece sin rastro alguno”, resuelve Briceño

¿En qué condiciones muere El Libertador? “Bolívar muere con un camisón blanco, prestado, en la cama de una habitación, sin la compañía de sus seres queridos. Totalmente desmoralizado. Decepcionado al final de su carrera militar”, remata el escritor.

Bolívar, soñando con la integración latinoamericana, fallece el 17 de diciembre de 1830, aproximadamente a la 1:30 pm, y apenas seis meses antes, el 4 de junio de 1830, es asesinado a balazo, en un bosque de Berruecos, Antonio José de Sucre, otro gran militar de las filas bolivarianas. Indudablemente que la muerte, escondida tras las conspiraciones, le pisaba los talones a El Libertador.

En ese entonces, José Antonio Páez, nuestro héroe nacional y primer presidente de la República, ya había liderado la separación de Venezuela de la Gran Colombia, en manos de Francisco de Paula Santander, quien el 25 de septiembre de 1828, encabeza el primero de los atentados contra Bolívar, salvado por intervención de Manuela Sáenz como ocurrirá después. Hoy se conoce que, durante el año de 1830, tras la incompetencia de los neogranadinos, se esperaba que Bolívar regresara a Venezuela para ser eliminado. Con suma razón se cree que, desde 1830, Bolívar fue asesinado.

Asimismo, no se ha dicho suficientemente que, desde 1826, los grupos antibolivarianos, inspirados por grupos poderosos y agentes extranjeros, interesados en las actividades comerciales que pudieran establecer en los países del nuevo mundo, iniciaron una campaña de infamias contra el Padre de la Patria, llamándolo tirano, autoritario, y acusándolo de aspirar a convertirse en rey, luego de lograr la unidad del continente, iniciando así un proceso divisionista; de allí que todos cuantos compartieron el ideal de Bolívar (hacer una sola patria de América Latina), como Monteagudo, Belgrano, San Martín, o bien fueron asesinados o bien fueron acorralados hasta morir en la más completa miseria, mientras que los enemigos de la unidad continental vivieron y murieron en las glorias del poder.

Santander, por ejemplo, desterrado a Francia por Bolívar, conmutándole la merecida pena de fusilamiento por traición, regresa a Santa Fe inmediatamente después de haber muerto El Libertador y asume la presidencia de Nueva Granada.

Entonces, “¿por qué habría de extrañarnos que ese plan se haya podido consumar efectivamente?”.

A la exhaustiva tesis Briceño se suma la duda que llevó al presidente venezolano, Hugo Chávez, en una alocución el 17 de diciembre de 2007, a concluir públicamente: “Yo no me convencí de que Bolívar murió de tuberculosis, porque tres meses antes de morir recorrió no sé cuántos kilómetros hasta Bogotá”.

En ese momento, anunció que investigaría la muerte de Bolívar y así lo hizo. El 30 de enero de 2008 se leyó en Gaceta Oficial la creación de una comisión presidencial para la exhumación del cadáver.

Se buscó a los mejores para el trabajo, entre ellos a José Antonio Lorente, quien fue director científico del proyecto de identificación genética de los restos de Cristóbal Colón, y analista forense de Francisco de Miranda.

Batalla Naval del Lago del Maracaibo 189 años

El 28 de mayo de 1823, tuvo lugar el primer combate naval en aguas de punta de palma (Costa oriental del Lago), entre la escuadra republicana comandada por el Capitán de Navío José Prudencio Padilla y la realista al mando del capitán de Fragata Francisco de Sales Echeverría. El 25 de mayo de 1823 se efectuó otro combate entre los puertos de Altagracia (Costa oriental del Lago) y Capitán Chico (Costa oeste del Lago) saliendo victoriosa la escuadra patriótica y fue hundida la temible flechera española Guaireña que en otras oportunidades había causado severos daños a buques de la escuadra republicana. El 4 de julio de 1823 salio de la isla de Curazao, la escuadra española al mando del capitán de Navío Ángel Laborde y Navarro y dio fondo frente a la fortaleza de San Carlos el 14 de junio. Los realistas tenían 32 buques con 67 cañones y tripulados por 1.650 hombres, marinos preparados y forjados en la guerra naval cuyos jefes procedían de escuelas de la Real Armada española.

Los republicanos contaban con 22 buques con 85 cañones y tripulados por 1.312 hombres, en su mayoría aprendices. Muchos fueron los combates pero a las 15:15 del 24 de julio se dio inicio a la Batalla Naval del Lago de Maracaibo. Padilla había ordenado izar en el palo mayor del buque insignia, la orden de ¡abordaje!. Laborde al recibir la señal dada en la escuadra patriótica ordeno romper el fuego de cañón y luego de fusil pero esto no amedrentó a nuestros héroes y la escuadra seguía su firme avance hacia la española rompiendo fuego de cañón y fusilaría. El independiente volcó sus hombres sobre la cubierta del buque español San Carlos, al cual rindió; el Confianza abordó a una goleta, el Marte atraco simultáneamente a las goletas españolas Mariana, María y Rayo; la Emprendedora trabo violento combate contra la Esperanza; la Manuela Chitty y la Leona se enfrentaron con las goletas Zulia ,Habanera y Liberal enfrentándole ambas escuadras en la consecución del triunfo, venciendo los patriotas al mando de el Almirante Padilla sobre los españoles y con ello la soberanía en el mar y el sello de independencia lograda el 24 de junio en el Campo de Carabobo.

Hoy 24 de julio estamos construyendo nuestra propia historia en la raíz coyuntural política que estamos viviendo juntos de la mano de nuestro máximo líder latinoamericano Presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

Detengámonos a pensar por un momento de estar vivo El Libertador que arias al beneficios de los pueblos y por la construcción de la Independencia Futura para el Planeta como nos integrarías como nos unificaría nuestras fuerzas le dejos estas palabras para que no sirvan de reflexión y debatamos seamos autocríticos para por medio de propuestas dar nuestra aporte para la Nación y así juntos construir el futuro de  nuestros Hijos se despide un amigo Danys Chacón.

Hechos NO Palabras

SucreTv

Maracaibo, 24/07/2012